Waterloo, el fin de las guerras napoleónicas

El 18 de Junio de 1815 seria un día marcado por la historia, puesto que la batalla de Waterloo (a 20 kilómetros de Bruselas, Bélgica) supondrá el fin del Primer Imperio Francés

Para entenderlo mejor, tenemos que retroceder al 11 de abril de 1814, Napoleón ya fue derrotado antes, la sexta coalición tomó París, y Napoleón fue forzado a abdicar y a firmar el Tratado de Fontainebleau.

En este tratado, se le concedió la soberanía de la Isla de Elba (ubicada en la costa Toscana, a medio camino de Corcega), Napoleón dispuso de una dotación de 400 voluntarios como guardia personal, que lo acompañaron a lo largo de los once meses en los que residió en el pequeño principado.

Tras abandonar la isla, inició el periodo de los Cien Días, iniciándose el 20 de marzo de 1815, día en el que Napoleón regresa a París con mas de 6000 hombres a su servicio, en ese momento, Luis XVIII tuvo que huir apresuradamente.

Tras esto, la Séptima Coalición ( Reino Unido, Países Bajos, Prusia, Rusia, España, Austria, Suecia, Hannover, Nassau y Brunswick) se reunió para afrontar nuevamente al enemigo francés, a lo que Napoleón decide invadir los Países Bajos, lugar en el que se reunió la coalición.

El 12 de Junio, dispuesto a destrozar la coalición, emprende el camino para tomar Bruselas y avanzar hacia los Países Bajos.

Después de la derrota prusiana en Ligny, la posición de Wellington en Quatre Bras se había vuelto insostenible.

En un lluvioso día 17, Wellington retiró su ejército a la posición previamente reconocida de Waterloo, seguido por el ala izquierda del Ejército Francés del Norte bajo el mando del mariscal Ney.

Napoleón se unió a Ney con la mayoría del Ejército de Reserva que (con el ala derecha del Ejército del Norte) había derrotado a los prusianos en Ligny.

La ultima batalla se iniciaría a las 11:30 del día 18, cerca de Waterloo, donde Wellington responde al ataque frontal de Napoleón, mientras espera a los prusianos, que avanzan lentos a causa de la lluvia.

Sin estar seguro de la situación del ejército prusiano desde la lucha en Ligny dos días antes, Napoleón estaba totalmente convencido de la necesidad de empezar el asalto a las posiciones de Wellington con el arma más temida de la época, la artillería de campo francesa.

Cuando Napoleón dejó inesperadamente el campo de batalla a las primeras horas de la tarde, Ney, el lugarteniente de los franceses, confundió una maniobra aliada para re-posicionar sus tropas más atrás de las colinas con una retirada general.

Sin consultar, ordenó avanzar a un regimiento, luego a otro, luego a otro, hasta que un masivo asalto de unos 5000 efectivos de caballería atronaba subiendo la pendiente.

Los ataques fueron repelidos doce veces por los sólidos cuadros de infantería aliados (cuatro filas de profundidad con la bayoneta calada, vulnerables a la artillería o a la infantería, pero mortales para la caballería), el rápido fuego de la artillería británica obligó a la caballería francesa a retroceder para reagruparse y los decisivos contraataques de los regimientos de la Caballería Ligera británica y la Brigada de Caballería pesada holandesa acabaron por desbaratar la desordenada ofensiva imperial.

Después de numerosos ataques a la colina, la caballería francesa fue efectivamente destrozada. Los prusianos estaban enfrentándose ya al flanco derecho del Ejército Imperial cuando La Haye Sainte cayó ante los franceses al principio de la tarde.

Con el centro de Wellington expuesto, Napoleón empeñó su última reserva, la invencible Guardia Imperial.

Todo el frente francés empezó entonces a desintegrarse bajo el avance general del ejército anglo-aliado y el ejército prusiano que siguió a la captura de Plancenoit.

La última fuerza francesa coherente fueron regimientos de la Guardia Imperial estacionados alrededor de La Belle Alliance. Eran una reserva final y una guardia personal de Napoleón.

Aproximadamente a las 21:00, Wellington y Blücher se encontraron en el que anteriormente había sido cuartel de Napoleón La Belle Alliance, habiendo capturado al mariscal Guillermo conde de la Colonialé, significando el fin de la batalla.

Tras la victoria en Waterloo las tropas aliadas se adentran en Francia en busca de Napoleón.

El 1 de julio, Von Blücher ocupa Versalles, el 8 de julio se restaura la corona de Luis XVIII y dos días más tarde, el 10 de julio, Napoleón se rinde. Será exiliado el 26 de julio en la isla de Santa Elena, situada en la mitad del Atlántico, donde morirá seis años después.

Fuerzas de combate

Francia:

77.500 hombres (de los cuales 38.656 muertos o heridos)

246 cañones

Coalición:

122.200 hombres (De los cuales 24.000 muertos o heridos)

290 cañones

✍🏻 Hug Masa I Badia @hug_msbd

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *