EL Plan

 

El plan

El Plan

Hoy analizaremos el plan que tiene la izquierda política para poder gobernar por grandes periodos de tiempo. Es una estrategia que han utilizado en muchos países, entre los cuales se encuentran Venezuela y ahora España. Lo desarrollaremos punto por punto:

1.- La campaña:

La izquierda entendió a mediados del siglo pasado, que las revueltas populares y los golpes de Estado no eran la vía más idónea para lograr estabilidad política, debido a que, al final, afloraban mucha debilidad y competencia interna que no garantizaban su viabilidad futura; es por esto que decidieron sumarse al camino electoral.

En las elecciones, el objetivo principal en sus campañas es fomentar valores que todos los seres humanos sentimos positivos, como el amor, la felicidad y la vida. No venden propuestas, muestran afectos. Es por esta razón que los grandes partidos de izquierda, como el PSOE (Partido Socialista Obrero Español), Podemos, el PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) entre otros, han involucrado en sus logos de campaña corazones.

Llegan al poder mostrando que con ellos podemos llegar a obtener todo esto, aunque en la práctica sabemos que no es así; los casos de Cuba y Venezuela lo demuestran.

2.- La gran victoria:

Aunque los resultados sean malos, se muestran fuertes al ganar elecciones. La victoria real dependerá de lo bien que lo sepan vender entre los ciudadanos y entre los países aliados de izquierda.

La izquierda internacional se apoya mucho más que la derecha, esto es algo histórico. Aunque la ultraizquierda sea hasta más cuestionable que la ultraderecha, a través de un gran manejo propagandístico, logra ocultar sus grandes fiascos internacionales que han traído millones de muertos. Las ultras son nefastas en ambos sentidos; Hitler y Stalin son las caras de la misma moneda.

Aunque esto sea así, la izquierda siempre se apoya, tanto en gobiernos de coalición como entre gobierno.

3.- Divide y vencerás:

La estrategia es siempre igual: se pintan de buenos contra malos, no buscan una integración real, siempre buscan el “nosotros” y “ellos”. No hay política propagandística más fuerte que la de la izquierda. Al dividir a la sociedad logras confrontación, de la confrontación logras opiniones, de las opiniones sacan jugo político, del jugo político dividen a la sociedad con sus posiciones públicas. Es simplemente un círculo vicioso que, con ayuda de su propaganda, los pintan de buenos frente a los malos de la derecha.

4.- El enemigo:

La izquierda siempre busca un enemigo interno y uno externo. El crear un enemigo interno controla a la sociedad, al tener uno externo consigue a un culpable de todos los fiascos económicos y sociales. Tenemos muchos ejemplos de esta situación, lo discutiremos más adelante.

 

5.- El control económico:

La izquierda ha entendido que el manejo del poder pasa por tener dinero; sí, no es muy de izquierdas, pero así funcionan. El objetivo principal es manejar las principales empresas de la nación para generar recursos para el mantenimiento de su “Estado de bienestar” y comprar almas con los subsidios, que hacen que las reelecciones estén más aseguradas. El control social por medio del control económico del Estado existe, lo vemos en muchos países de izquierdas.

 

6.- El no dejar el poder para el logro de sus objetivos:

En España lo estamos empezando a ver. Los errores de grandes personalidades del Gobierno no se castigan, se premian. No se pueden dejar ver fisuras; se muestran como un gran bloque, aunque internamente tengan sus disputas. Marlaska y su intrusión en la justicia, el caso de los ERE´s, el apoyo a la delincuente de Delsy Rodríguez por parte de Ábalos, el conocimiento del peligro de participar en unas manifestaciones en plena pandemia de Montero. La izquierda no acepta críticas, mucho menos dimite y aún menos entrega sus puestos de poder. Primero se defienden y luego se afianzan.

El ejemplo:

Venezuela: Analicemos todos los puntos con el gobierno del PSUV.

1.- La campaña:

Las campañas electorales del chavismo venezolano siempre han llamado al corazón, a la felicidad, al poder para todos. Lo hemos visto en todas las campañas; buscan generar empatía con sus canciones, corazones y acercamientos. El lema de Chávez corazón del pueblo no es casualidad, sino una forma de vincular el amor con una campaña para inmediatamente hacer match, ¿Quién no quiere amor para su vida? Ese tipo de tácticas de la izquierda calan duramente en la sociedad.

2.- La gran victoria:

Al lograr la “victoria” (en Venezuela no tenemos certeza de ninguna elección justa en las últimas décadas) se venden como los grandes líderes, crean una atmosfera de triunfo que destruye al sector contrario, aunque realmente sean los peores resultados de su historia o simplemente se hayan robado las elecciones. Cosas que pasan en Venezuela.

3.- Divide y vencerás:

El gran logro del chavismo fue desunir a una sociedad bien compenetrada. También destruyó hogares, familias y amistades, porque al final lo más importante somos nosotros, no ellos. Comenzaron a generar conflictos; conflictos que eran enervados por ellos mismos y que crearon esta división social para garantizar la polarización política, de manera de no poder canalizar fácilmente el descontento y la transferencia de votos de unos a otros.

 

4.- El enemigo:

El chavismo supo jugar muy bien con esta ficha. El enemigo externo para todos los de izquierda es el capitalismo norteamericano; ha sido este el gran “monstruo” de la izquierda desde la Guerra Fría. El enemigo interno fue más complicado, al tener a una sociedad muy unida y cercanos entre nosotros mismos; tenía que ser un ente de miedo para el control social. Es por esta razón que empezó a dar apoyo a las bandas delictivas, para mantener a la gente en sus casas controladas. El mejor poder de control social es el miedo y ¿que da más miedo que perder la vida?

5.- El control económico:

La destrucción del aparato productivo nacional vino dado por la utilización de recursos del Estado para la compra de todas las empresas de importancia del país, utilizando este poder económico para el control del voto electoral. La administración publica pasó de tener 900 mil empleados a casi 5 millones de empleados para el año 2011. El todopoderoso gobierno que te da de comer y te da trabajo es el padre que no puedes dejar atrás, aunque sea el peor padre de la historia.

6.- El no dejar el poder para el logro de sus objetivos:

Y, por último, nadie renuncia ni dimite. Sean narcotraficantes, terroristas, tengan cuentas de miles de millones de dólares con dinero del Estado o simplemente hayan cometido delitos menores, en Venezuela nadie asume sus responsabilidades; más bien, apoyan y premian a los que sancionan o persigue la justicia internacional.

Esto es un pequeño bosquejo de lo que la izquierda hace. Es algo que está estructurado y que ha tenido éxito en países como Cuba y Venezuela.

Este artículo de opinión es un llamado de atención para todos los países que creen que esto es un juego. “Cuba no es Venezuela, y Venezuela no es España ni México”; estas son frases que nos repiten constantemente, pero países de gran importancia económica en el siglo pasado, hoy se encuentran destruidos por gobiernos de izquierda que han sabido aplicar punto por punto estas pautas. Debemos entender que no es un juego justo y que todos los que creemos en la democracia y en la transición de poderes, debemos trabajar juntos para así lograr una estabilidad real en el poder sin permitir brotes totalitarios.

 

 

 

Pedro Miguel Castillo

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *