La pandemia entre trincheras,la Gripe Española

La pandemia que también obligó al mundo a usar mascarillas

Fastnet y el Kinsale, el sumergible visualiza un enorme transatlántico de bandera inglesa en torno a las 14:10, tan solo 2 minutos después, el U-20 dispara el último torpedo que le quedaba a 700 metros del buque. Tras el impacto, el buque se hunde en 18 minutos con 1.959 pasajeros dentro. El RMS Lusitania se hundía a las 14:28, falleciendo 1.198 personas, entre ellas 94 niños, 35 bebés y 128 estadounidenses.

En 1917, el gobierno estadounidense se resistía a entrar en guerra, las presiones francesas y británicas sobre el gigante americano parecían no surtir efecto. Sin embargo la intercepción de un telegrama alemán dirigido a México, para intentar convencerles de atacar a los Estados Unidos, convenció al Gobierno Federal para entrar en guerra. El casus belli fue el hundimiento del buque inglés RMS

Lusitania dos años antes, en el que fallecieron varios ciudadanos estadounidenses.

ESTADOS UNIDOS EN GUERRA

Rápidamente el gobierno estadounidense reclutó a más de 2.800.000 hombres, partiendo cada día 10.000 a Francia. La acción bélica estadounidense duró hasta el final de la guerra, en ese periodo entre 1917 y 1918 había un goteo constante de tropas americanas en territorio galo. Sin embargo el sacrificio de cientos de miles de jóvenes estadounidenses luchando en el extranjero, traería en apenas un año muchas más desgracias que las ocasionadas por la guerra. Estados Unidos sin querer llevó a Europa algo que mataría más a sus aliados que las balas alemanas.

En 1917 varios campamentos militares estadounidenses sufrían bajas por una gripe en ese momento desconocida. Sin embargo se considera como paciente cero de la gripe española, al cocinero Gilbert Mitchell del campamento de Fort Riley en Kansas. El 4 de marzo de 1918, en tan solo unas horas se pasó de un infectado a más de cien en ese mismo campamento. Por lo que se tuvo que habilitar un hangar para tratar a los infectados.

Esta situación se había extendido por gran parte del país. Pasados unos días, hasta el presidente Woodrow Wilson se planteó suspender el envío de tropas al continente, sin embargo esa medida se rechazó debido a que el mando estadounidense sabía de las carencias entre las filas de la triple alianza, y si se aprovechaba esta ventaja la  Gran Guerra acabaría antes de lo previsto.

En agosto de 1918 habían ya 1.500.000 soldados estadounidenses en suelo europeo, muchos de ellos con la gripe, ya que a partir de abril, ya se habían detectado casos de gripe en las trincheras, que debido a la aglomeración y a las deplorables condiciones sanitarias fueron un gran foco de contagio, además de sumar una calamidad más al día a día de los soldados en el frente. Tras llegar a Francia la gripe pasó a Reino Unido, posteriormente a Italia, Alemania y finalmente España.

EXPANSIÓN DEL VIRUS EN EUROPA

España era de los pocos países que no estaba en guerra, por aquel motivo, los periódicos no estaban bajo censura militar. Los periódicos españoles informaban constantemente de la evolución de la pandemia a nivel nacional. Por eso actualmente a esta pandemia se la conoce como “La Gripe Española”, aunque en la época, a nivel nacional, también se la conoció como “El Soldado de Nápoles” o la “Enfermedad del Rey”, debido a que el rey Alfonso XIII también la contrajo, a nivel internacional se conoció como la fiebre de “Los Tres Días” debido a que era lo que solía durar una persona con el virus.

EL VIRUS

Esta nefasta pandemia fue causada por un brote del virus Influenza A del subtipo H1N1. A diferencia de otras gripes que tan solo afectan a niños y ancianos esta tuvo como víctima principalmente a jóvenes y adultos saludables, principalmente de entre 20 y 40 años, incluso gatos y perros se vieron afectados.

Los síntomas eran:

-Rostro pálido

-Dolor de oídos y cabeza

-Cansancio corporal

-Diarreas y vómitos

-Dificultades para respirar

-Hemorragias nasales

 

Si los síntomas no desaparecían o disminuían, fallecías entre las siguientes 24-48 horas.

 

El uso de la mascarilla fue obligatorio en cualquier trabajo de cara al público en Europa, y las recomendaciones médicas eran tomar aspirinas y fumar, debido a que se pensaba que el humo, mataba al virus.

 

Los contagios  se sucedieron en tres oleadas, una primera que fue de marzo a septiembre, una segunda de septiembre a diciembre que fue la más mortífera, y una tercera de diciembre de 1918 a la primavera de 1919, cuando se declara que la pandemia está bajo control. Finalmente el virus en 1920 desaparece. La cepa del virus se encontraría en 1943 y la secuencia genética en 2005.

Con una mortalidad del 10-20%, la gripe española contagió a 500 millones de personas y mató entre a 50 y 100 millones.

 

Fuentes:

 

-The Influenza Pandemic of 1918,

Molly Billings -La gripe española, La aventura de la Historia, Juan Carlos Losada

-La gripe española: la pandemia de 1918-1919, Beatriz Echeverri Dávila

-The geography and mortality of the 1918 influenza pandemic, G.F Pyle, K. D Patterson

-1918 Influenza: the Mother of All Pandemics, David M. Morens,

Jeffery K.Taubenberger

Álvaro Fernández @almuerza_historia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *