La selección española recupera su mejor versión y bate con claridad 35-29 a Francia para despedirse del Mundial en tercera posición

La selección española masculina de balonmano cerró este domingo su gran actuación en el Mundial de Egipto con una brillante medalla de bronce después de ganar con autoridad por 35-29 a Francia, en un partido donde recuperó su mejor versión para dominar de principio a fin y volver a casa con una sonrisa.

España puso un bonito broche a su paso por una cita repleta de más complejidad que nunca por el coronavirus. No pudo pelear por su tercer título, pero dejó claro que el bloque que ha conformado Jordi Ribera le puede llevar a pelear por cotas altas y, tras los dos oros continentales, un tercer puesto mundialista es un refuerzo anímico y deportivo para el siguiente reto que espera en Tokio en unos meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *