ELECCIONES NO MUY TARDE

España lleva un año en la UCI −no se llegó a consensos entre los  dos grandes partidos nacionales− pero las vacunas van a participar en la próxima campaña electoral, no más lejos de este próximo otoño cuando el país esté en el cielo de la serenidad, y Tenzanos dé en el clavo de las encuestas no publicadas. Lo escribimos en este digital a finales de diciembre, e insistimos.

El primer paso se ha dado ya cuando los dos líderes del bipartidismo han llegado a un acuerdo para ocupar el púlpito televisivo, y a no más tardar, el poder judicial. La cabeza de Pablo Iglesias es la diana que ha colocado la Unión Europea en aquel mano a mano de Pedro Sánchez con la señora Merkel, a solas, en el reparto de los fondos de casi un billón de euros. La suerte está echada.

En nuestro interior, como citaba San Agustín, está la verdad ¿pero y las mentiras gestadas en la política española de la extrema izquierda que ha metido fuego a Cataluña, ante la mirada airada de la nación y del resto de nuestros aliados?

La disparidad obvia entre la virtud y el pasteleo de este mundo preocupó a Kant que creía que debe existir otro mundo donde este escenario debe ser superado por hombres y mujeres razonables. El peligroso pasteleo del sanchismo con sus aliados ha dejado de ser el principal problema español y por elevación de la OTAN, la señal es el pacto del control de una RTVE de influencia decisiva en un confrontación electoral, y en el día a día de la gobernanza. No es la filosofía de la razón pura ya que lo que han refrendado PSOE-PP es un modelo de gestión de los medios públicos ya muy infiltrados por los enemigos de la democracia y sus instituciones, sobre todos en media decena de comunidades autónomas. La última experiencia del mandato de la ínfima señora Mateo, en pleno declive, demuestra que los medios públicos de comunicación social se deslegitiman si no se respetan ese interés general que la sociedad quiere reconocer en las actividades de una delicada máquina estatal con cargo a los presupuestos generales nacionales y hasta regionales, es decir, de los bolsillos de todos los españoles.

Tenemos claro que en unas actividades democráticas sin sobresaltos lo esencial no solo es el consenso por el consenso, sino los fundamentos y los objetivos del consenso, y evitar purgas de profesionales del periodismo como preconizan Pablo Iglesias y sus socios de Bildu, los herederos políticos de Eta y la kale borroka, que ha despertado en Cataluña, y durante cuatro días en otras regiones, incluyendo Madrid.

Nuestra teoría ha sido siempre clara. O Pedro Sánchez pasa a la historia con el cadáver del PSOE y por ende de una gran parte de la vida nacional, la izquierda o se instalada en el pedestal del estadista que este país necesita con urgencia. Que el bipartidismo sea una esperanza, no nos preocupa, lo que nos preocupa es que esta país llegue a ser una dictadura disfrazada con el maquillaje pirata de un populismo que ha fracasado en una larga decena de naciones.

También nos podemos equivocar en nuestro diagnóstico, pero no en las intenciones. No más pandemias éticas, morales, políticas, económicas, sociales, sanitarias, culturales, legislativas y ruptura del Estado del Derecho, destrozaríamos mil años de historia, con o sin coronas. Los vergonzosos espectáculos parlamentarios de fieras, jauría  de partidos defendiendo negocios privados y personales, no es el camino que exige la opinión pública de una nación culta y civilizada, hoy castigada  con noventa mil muertos en los cementerios, millones de parados y de confinados al borde  de patologías mentales. Estamos en guerra, en una situación crítica y hay que luchar desde la unidad, quizás hasta con un pacto de Estado, como acaban de firmar los italianos, portugueses, griegos, irlandeses y alemanes desde hace tres décadas. Que no tengamos que ir a la furia camino de otra dictadura nazi o comunista, sería una locura, y para más gravedad con ayuda de anarquistas extranjeros en los altercados anti sistema.

Sureste Press

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *