Ayuso: “España me debe una, hemos sacado a Pablo Iglesias de La Moncloa”

Ayuso: “España me debe una, hemos sacado a Pablo Iglesias de La Moncloa”. La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha aprovechado este lunes el anuncio de que Pablo Iglesias será el candidato de Podemos en las elecciones a la presidencia de la Comunidad de Madrid para reclamar el apoyo de los votantes de Ciudadanos y PSOE. “España me debe una, hemos sacado a Pablo Iglesias de La Moncloa”, ha ironizado la líder del PP, que ve en la candidatura del exvicepresidente del Gobierno una oportunidad para atraer a electores de otras opciones.

“A partir de este momento, todos aquellos que quieren vivir en libertad en Madrid, ya sea inspirados por el socialismo, o por el centro derecha, se van a tener que unir, vamos a tener que aglutinar esfuerzos para demostrar que la forma de vivir en Madrid va en una dirección distinta a la del comunismo”, ha añadido durante una rueda de prensa celebrada en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional. El desembarco de Iglesias en la política madrileña ha sido interpretado inmediatamente por los asesores de Díaz Ayuso como una oportunidad de polarizar aún más la campaña, centrándola en ella e Iglesias, y desdibujando al resto de los candidatos.

Su lema es “O comunismo o libertad”, como han escrito en Twitter tanto la presidenta regional como el líder del PP, Pablo Casado. O lo que es lo mismo, según la simplificación con la que intentan reducir las opciones de los electores: o Iglesias o Díaz Ayuso. “La polarización entre izquierda y derecha ya es evidente”, ha recordado una fuente de la confianza de la líder del PP. “¿Alguien va a dejar que Iglesias gane por despreciar el voto a Cs o Vox?”, se ha preguntado. “¿Incluso al PSOE?”, ha añadido. “Esto refuerza a Díaz Ayuso”, ha ampliado otro interlocutor con predicamento en el PP madrileño y nacional.

“La candidatura de Iglesias es buena para ella”, ha insistido. Esas opiniones se sustentan en datos. Según el barómetro del CIS de febrero, a Iglesias le valora muy mal una media del 40,7% de los electores, de los cuales le dan esa nota el 86,5% de los votantes de Vox en las generales de 2019; el 79,1% de los del PP, el 70% de los de Cs; y el 22,7% de los del PSOE. Esa valoración es la que alimenta la estrategia del PP, que cuenta con animar a ciudadanos que normalmente no habrían apoyado a Díaz Ayuso agitando el argumento de que solo ella puede frenar a Iglesias.

Sin embargo, el PP ya sabe que basar una campaña en alentar el miedo al comunismo es una apuesta a todo o nada: en 2015, Esperanza Aguirre empleó esa idea fuerza frente a Manuela Carmena, y ganó las elecciones municipales, pero perdió la alcaldía de Madrid. Seis años después, la formación conservadora cree que está garantizado que el resultado sea otro, pese a que todas las encuestas muestran que los bloques de derechas e izquierdas se mantienen en términos parecidos a los de 2019, y que por lo tanto todo se decidirá por un puñado de votos y escaños.

Díaz Ayuso e Iglesias nacieron el mismo día: 17 de octubre de 1978. Los dos tienen 42 años y se dedican a la política. Hasta allí llegan las coincidencias entre dos líderes con planteamientos antagónicos que intentarán convertir la campaña electoral en un pulso entre ambos, para dejar en fuera de juego al resto y concentrar el mayor número de votos posible de la derecha y la izquierda, respectivamente. “Iglesias es una persona independentista, afín al entorno de ETA, cree en la expropiación, la ocupación, la intervención de la empresa, en el fomento de huelgas, o en quemar las calles de Madrid, que es el primero que lo ha alentado y jaleado”, ha opinado la presidenta de la Comunidad.

“Esto es o comunismo o libertad, que es exactamente lo que representa Madrid, libertad”, ha seguido. “Mi preocupación es el comunismo, el retroceso, que intervengan políticas que han arruinado países enteros”, ha rematado, descartando que esa apuesta por alentar el miedo a Iglesias pueda acabar alimentando a Vox. No obstante, la líder madrileña intentará evitar el cuerpo a cuerpo con Iglesias y el resto de candidatos: están ya confirmados Ángel Gabilondo, del PSOE, y Mónica García, de Más Madrid.

En 2019, la presidenta de Madrid dejó plantados al resto de aspirantes en el debate organizado por EL PAÍS y la cadena SER, y solo acudió al de Telemadrid. Ahora plantea la misma estrategia, escudándose en que tiene poco tiempo, al ser candidata y presidenta al mismo tiempo.

“Tendré que racionalizar mi tiempo, ver cómo lo hago”, ha dicho. “Soy presidenta y candidata”, ha recalcado. Y ha rematado: “Elegiré pocos debates, los justos y necesarios. Si tengo que elegir uno, será en la televisión pública madrileña”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *