Libertad y Educación como Pilar Fundamental: No a la Ley Celaá

Libertad y Educación como Pilar Fundamental: No a la Ley Celaá

No ha finalizado el mes de marzo y ya estamos repletos de “sorpresas” en lo que al panorama político respecta. Elecciones anticipadas en la Comunidad de Madrid, caída abismal de Ciudadanos, dimisiones, nuevos candidatos en Madrid… sin embargo, no debemos dejar de lado los problemas a nivel nacional que aparecen continuamente con el Gobierno social-comunista de nuestro país.

Nos referimos en este caso, a la famosa Ley Celaá que tantas y tantas firmas en su contra ha generado desde el pasado año. Es por ello, que el día 29 de marzo, el Partido Popular ha decidido presentar un recurso de inconstitucionalidad, donde demuestra seguir luchando firmemente por y para los españoles, sus derechos y sus libertades.

El Gobierno de Sánchez deja claro mediante la aprobación de esta ley su pretensión principal: debilitar uno de los pilares fundamentales de España: la educación, así como restringir las libertades de los padres de los alumnos.

Esta ley se lleva mediante recurso ante el Tribunal Constitucional con el fin de preservar el idioma castellano como la lengua natural del país, ya que la Ley Celaá u oficialmente denominada LOMLOE le da paso a otros idiomas por encima del natural, por ejemplo, en Cataluña con esta ley se hace distinción entre la lengua propia: catalán y secundariamente,se encontraría la lengua castellana. Es decir, la ley Celaá ubica a las lenguas cooficiales en un nivel superior para que prevalezcan sobre el castellano, limita a los alumnos y nos quita derechos evidentes, necesarios y recogidos en nuestra Constitución, una Constitución democrática que actualmente se la están saltando en todos los sentidos Sánchez y sus socios de Gobierno.

Por otro lado,cabe destacar que entre los objetivos del recurso de inconstitucionalidad presentado se encuentran: la defensa de los derechos de los padres como la libre elección, la protección de la Educación Especial, la Educación recogida como Diferenciada (niños/niñas) sin que ello sea objeto de discriminación y también cabe resguardar y conservar la asignatura de religión en los centros educativos. En definitiva, hay que luchar por la libertad y contra los prejuicios de carácter político o ideológico que tienen todos los defensores de dicha ley.

En este sentido, creo que todos nos sentimos identificados con la imprescindible libertad de elección en muchos ámbitos de nuestra vida, en prácticamente todas nuestras decisiones libres de influencias, y por ello, también en el ámbito educativo, máxime si de la formación de los hijos se trata.Porque no hay mejor inversión que la educación.

Una educación de calidad y acorde a las necesidades de cada uno no es un gasto, es una inversión (aunque de esto poco entienden los socialistas/podemitas) con la mayor tasa de retorno que somos capaces de obtener.

Es necesario defender la educación pública, privada, concertada y especial. Con respecto a la última, en mi caso, he tenido la oportunidad de trabajar con personas que tenían necesidades especiales y,viviéndolo desde cerca, entiendo claramente lo que esto conlleva y la importancia que tiene una correcta educación,y,consecuentemente, una atención especializada para lograr una correcta formación.

Finalmente,defiendo la importancia que tiene cursar la asignatura de religión – la cual estudié durante muchos años en mi plan de estudios- para seguir proclamando la libertad religiosa recogida igualmente en nuestra Constitución y, además, no dejar de lado con la nueva ley a los docentes que llevan impartiendo esta materia durante años en los centros educativos.

En mi opinión, la lucha por la libertad en España debe ser constante, especialmente bajo el Gobierno que tenemos actualmente. La educación, como uno de los pilares fundamentales del país debe ser de calidad y contar con un sistema educativo acorde a las necesidades del alumno, donde la protección de nuestros derechos y libertades, como la libertad de elección, los derechos de los padres, la libertad religiosa o la educación especial, deben estar por encima de todo.

 

 

Elena Romero Mateos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *