Ilusión y esperanza: El fin del socialcomunismo de Sánchez

Huracán Ayuso

Hoy, martes día 11 de mayo se cumple una semana desde la victoria histórica de Ayuso, desde el gran triunfo de los Populares. Poco se habla en los medios de la brutal derrota del sector ideológico de izquierdas, concretamente del batacazo del Partido Socialista -por denominarlo coloquialmente- el cual, trasciende y alerta evidentemente a los líderes nacionales.

De esta manera, los 65 escaños del Partido Popular junto con los 13 reseñables de Vox en la CAM, indican una clara fuerza vencedora frente al socialcomunismo implantado actualmente en nuestro país, el mismo que pretendía descaradamente extenderse para aferrarse al principal motor económico de España: nuestra querida Comunidad Autónoma de Madrid.

No obstante, no señores, no se dejen engañar por los términos nacionalistas que la izquierda inventa con el único fin de llevar a los ciudadanos hacia la confusión. Madrid no sólo significa Madrid.

Madrid es España, es libertad con responsabilidad, es la batalla ganada frente a los falsos valores de la izquierda, contra la mala gestión del Gobierno de Sánchez y las sucias estrategias de Iván Redondo desde Moncloa. En Madrid no queremos ni balas ni amenazas, queremos un Madrid con las puertas abiertas.

Es decir, Madrid es una Comunidad abierta, donde cabemos todos aquellos que defendemos una educación – ya sea pública, concertada, privada, especial- y sanidad de calidad, con múltiples hospitales y grandes profesionales.

De la misma manera, es una Comunidad en la que pagamos menos impuestos, en la cual contamos con un IRPF bajo y menor burocracia, teniendo a su vez alquileres e hipotecas asequibles siendo la capital de España. Un Madrid que destaca por las numerosas ayudas encaminadas hacia los más afectados en términos económicos: autónomos y empresarios.

Por estos motivos, no tengo prácticamente palabras para describir lo acaecido la pasada noche electoral, tanto en los colegios, como en nuestra sede.

Simplemente fue brutal, histórico y emocionante. Nadie puede llegar a imaginarse lo que el 4 de mayo significó para aquellos que llevamos años trabajando por y para un proyecto ilusionante que por fin comienza a dar los frutos que merece: una gestión y unos valores mediante los cuales todos deberíamos sentirnos públicamente orgullosos, tal y como sucedió el pasado martes. La participación,la ilusión y el ejercicio del derecho a voto con tantas ganas, deberían estar presentes en todas las elecciones.

En mi opinión, Ayuso ha demostrado ser una candidata ejemplar para jóvenes y mayores, que a pesar de la situación que todavía atravesamos en el país, ha logrado ilusionarnos a todos como nunca, además de esperanzarnos con los resultados obtenidos.

De hecho, la mayoría de los madrileños han recuperado la esperanza en la política, y creerme, para la gente que siempre la hemos vivido vocacionalmente, es todo un orgullo y un gran reto conseguido.

Por tanto, confío plenamente en que este nuevo comienzo se reflejará con fuerza en todos los niveles y supondrá el mejor final posible: el fin del socialcomunismo en el país.

Elena Romero Mateos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *