“Los cazadores de las Ardenas”

“Los cazadores de las Ardenas”

“Historia”

Los “Chasseurs Ardennais” es un concepto que empieza a pensar un coronel francés, este proyecto continuó de manos del general Hellebault, de origen Belga.

El 10 de marzo de 1933, el Rey Alberto I cambió el nombre de la unidad de “10e de ligne” a “Régiment des Chasseurs Ardennais”.

Posteriormente estos soldados implantaron en sus boinas el emblema del bosque de las Ardenas(el jabalí).

Viendo que un regimiento no era suficiente, se reclutó una unidad ciclista en agosto de 1934. El 24 de marzo de 1937, fueron creados tres regimientos. A finales de 1939 esta división estaba compuesta por 35.000 hombres.

“Preludio”

En abril de 1940 Londres y París deciden que sus países entren en guerra contra los alemanes, no obstante los aliados no atacaron.

Los alemanes sabían bien que una guerra de desgaste no les convenía. Los tenientes generales Erich Von Manstein y Heinz Guderian tuvieron un alocado plan. Atacar Bélgica, atravesando las Ardenas.

Los belgas pensaban que era imposible que los alemanes atacaran por el bosque, craso error. No se dedicaron a proteger dicha zona, solo protegida por infantería ligera, los cazadores de las Ardenas.

“El ataque del águila”

El 10 de mayo entraron las fuerzas alemanas en las fronteras de Luxemburgo, el principio del fin.

Los germanos avanzaron rápidamente, hasta llegar a Martelange, zona Belga. Cuando los teutones avanzan sin descanso por puentes y carreteras encontraron todo el área de Martelange con sus edificaciones destruidas y se encontraron bajo fuego. No obstante, la embestida alemana hizo que los belgas se retiraran para luchar otro día.

Se retiraron al oeste, hacia “Haute-Sûre” y allí se decidió todo. El pueblo tenía una colina rodeada por ríos, allí se apostaron los cazadores belgas.

Resistieron la embestida hasta que un mensaje de retirada se les envió, pero nunca les llegó y fieles a su lema y sus últimas órdenes recibidas, aguantaron estoicamente.

Finalmente fueron reducidos, tras una heroica resistencia.

Jesús I.G.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *