Los independientes y la izquierda obtendrían la mayoría constituyente en Chile

Una profunda derrota sufrió este domingo la coalición de derechas «Chile Vamos» del presidente Sebastián Piñera, al quedar en minoría en la asamblea constituyente de 155 delegados, perder casi todas las 16 nuevas gobernaciones regionales, y dejar de gobernar en importantes municipios de grandes ciudades y en la capital de Santiago. «Hemos tenido una derrota»,

Admitió el candidato presidencial de Renovación Nacional, Mario Desbordes, al comentar los magros resultados de su coalición.

A su vez Piñera –flanqueado por todo su gabinete- reconoció que como gobierno y la alianza oficialista «no estamos sintonizando con las demandas y anhelos de la ciudadanía».

La Convención Constitucional elegida este fin de semana, tendrá un año para deliberar y escribir una nueva Constitución para reemplazar la elaborada y promulgada hace 40 años por la dictadura del fallecido dictador, general Augusto Pinochet. En octubre del año pasado, un plebiscito aprobó por el 80 por ciento de los votantes la convocatoria de esta asamblea, que a su vez fue la «salida política» a la grave crisis política y social que se originó con el levantamiento popular de octubre de 2019.

Las urnas arrojaron una mayoría sustantiva para las candidaturas de independientes que alcanzarían 46 escaños, entre las que se cuentan los futuros convencionales que integraron la llamada «Lista del pueblo», que corresponde a una sensibilidad de izquierdas. El bloque oficialista –que compitió en una lista única- y obtuvo 37 convencionales, muy lejos de los 52 cupos que necesitaba para imponer un bloqueo. A su vez la lista Apruebo Dignidad –una alianza de los izquierdistas Partido Comunista y Frente Amplio- consiguió 27 escaños, relegando a un cuarto lugar a la ex Concertación que gobernó durante 20 años con liderazgos como Ricardo Lagos y Michelle Bachelet. La asamblea, que por primera vez es paritaria, deja 17 cupos reservados para los pueblos originarios. Lidera la elección indígena, la “machi” (médica mapuche) Francisca Linconao, quien permaneció más de un año en la cárcel acusada de acciones terroristas.

«Estamos siendo interpelados por nuevas expresiones y nuevos liderazgos», reconoció Piñera en su discurso desde La Moneda, para agregar que el «fuerte y claro mensaje» lo obliga a una «profunda reflexión». Su reducida popularidad en las encuestas y la fulminante derrota en estas elecciones, encuentran al gobierno de Piñera a menos de un año de dejar el poder y con una evidente crisis en las fuerzas políticas que le dan sustento. Ello marcará la carrera presidencial que comienza a tomar velocidad desde esta misma semana.

La magnitud del revés que ha sufrido el presidente y empresario queda de manifiesto con los resultados de la elección de Gobernadores Regionales, que son elegidos por primera vez en un intento de descentralizar el país. De 16 gobernaciones, solo en una hay una candidata de derechas que tiene alguna posibilidad de ganar en segunda vuelta el próximo 13 de junio, todas las restantes han sido ganadas por la oposición, aunque una media docena irán a al balotaje, pero entre fuerzas opositoras del gobierno. En Santiago, las dos primeras mayorías quedaron en mano de Claudio Orrego, de la Democracia Cristiana, y Karina Oliva del Frente Amplio, quienes relegaron a un tercer lugar –y quedar fuera de competencia- a la exministra de Piñera, Catalina Parot.

Triunfos de la oposición

Peor le fue al gobierno en Valparaíso, donde el activista medioambientalista Rodrigo Mundaca (Frente Amplio) ganó en primera vuelta. Lo mismo sucedió en Magallanes, en el extremo sur, donde el médico socialista, Jorge Flies, también se impuso en primera vuelta.

La oposición también obtuvo rotundos triunfos en los gobiernos locales de las grandes ciudades o comunas. En Santiago una candidata comunista, Irací Hassler le ganaba por pocos puntos al alcalde en ejercicio Felipe Alessandri, de la derecha. Viña del Mar, que fue gobernada por 18 años por la Unión Demócrata Independiente (UDI) quedó en manos de la joven abogada de 29 años, Macarena Ripamonti, del Frente Amplio; mientras de la misma formación, Emilia Ríos, se quedaba con el municipio de Ñuñoa. El joven Tomás Vodanovic, en tanto, dobló la votación de la alcaldesa en funciones Cathy Barriga, en la populosa comuna de Maipú, de la UDI, como su suegro el candidato presidencial Joaquín Lavín. En la sureña ciudad de Valdivia, la derecha era sacada por la joven socióloga Carla Atmann.

De otra parte, se reeligieron como alcaldes el comunista Daniel Jadue en Recoleta, y la UDO Evelyn Matthei en Providencia; ambos son declarados candidatos presidenciales y, es muy probable, ejercerán sus cargos edilicios por un corto tiempo.

Lo que viene en los próximos días es un fuerte reordenamiento de fuerzas, apuntando hacia las presidenciales y parlamentarias de noviembre próximo. Este martes, las coaliciones deberán inscribir sus candidaturas primarias, por lo que tendrán solo dos días para hacer ajustes a sus apuestas presidenciales, que entre todos los bloques suman a lo menos diez postulantes a La Moneda. La derecha tiene seis candidatos, entre los que destacan los UDI Joaquín Lavín y Evelyn Matthei; el exministro Mario Desbordes de Renovación Nacional; el también ex ministro Ignacio Briones de Evopoli; y también otro ex ministro Sebastián Sichel, independiente, entre otros.

La nominación presidencial de la ex Concertación (centroizquierda) la disputan la Demócrata Cristiana Ximena Rincón; la socialista Paula Narvaez; el socialdemócrata Heraldo Muñoz; y Carlos Maldonado del vetusto Partido Radical; todos ellos fueron ministros de Michelle Bachelet. Desde la izquierda, la alianza entre el Partido Comunista y el Frente Amplio podría competir con dos de sus candidatos: el ahora reelecto alcalde Daniel Jadue y el joven diputado Gabriel Boric.

Cerrada la elección histórica de la constituyente, parte la carrera por el palacio presidencial de La Moneda.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *