“El desastre de Gallipoli”

 

El desembarco de Gallipoli

“Contexto”

Este acontecimiento data de 1915, en plena I Guerra Mundial. Nos localizamos en la actual Turquía, al oeste del Mar de Mármara, en la península de Gallipoli.

Por aquella época el territorio era dominado por el decadente Imperio Otomano, el cual entró a la Gran Guerra, de parte de la Triple Alianza, el 2 de agosto de 1914.

La entrada otomana en la contienda dio un ligero respiro a sus aliados, no obstante, desde el inicio de la guerra, la Triple Entente impuso un bloqueo marítimo que estrangularía la economía otomana.

“El plan”

 Pese a tener controlada la economía del enemigo, Gran Bretaña no estaba muy cómoda con la feroz resistencia otomana.

Estos idearon un plan para borrar del “tablero de juego” la presencia otomana. Se les ocurrió embarcar a sus tropas y cruzar todo el Mediterráneo hasta llegar a Constantinopla y así tomar la capital y eliminar a los turcos.

Winston Churchill propuso este proyecto.

“La batalla”

Tras varios intentos de romper el bloqueo defensivo que tenían preparado los otomanos, por fin logró pasar la flota británica.

Lo primero fue aplicar un bombardeo masivo durante varios días a las costas, y así allanar el terreno para facilitar un desembarco.

Tras el intenso, pero no muy eficaz,  fuego propiciado por la flota, se empezaron a realizar diversos desembarcos.

El plan consistía en crear trincheras y aguantar la posición con la esperanza de poder avanzar. Una idea nefasta.

Tan solo el primer día del desembarco se perdió un tercio de toda la flota británica. Aún así se mantuvo la idea del desembarco, pese a las críticas que vinieron después con las noticias sobre las graves pérdidas.

Esta batalla provocó un trauma en la mente de los británicos, nunca se realizó otro desembarco hasta 1944.

Jesús I.G.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *