La parte propagandística de la Guerra Fría: el caso de Radio Liberty

La parte propagandística de la Guerra Fría: el caso de Radio Liberty

Tras la Segunda Guerra Mundial, en el mundo se libró un enfrentamiento entre las dos grandes potencias vencedores de la contienda contra los alemanes: Estados Unidos y la Unión Soviética.

El enfrentamiento entre estos dos países se dio de una manera indirecta, es decir, en guerras donde cada país apoyaba a uno de los bandos o a través de una guerra propagandística. Este enfrentamiento se conoce como la Guerra fría.

Hace un tiempo vimos un ejemplo donde la URSS y EEUU apoyaban a un bando o a otro en una guerra como fue la Guerra de Corea. Hoy veremos un caso de guerra propagandística de EEUU hacia el boque comunista que se dio en España con la llamada Radio Liberty.

Radio Libertad

Estamos en el año 1959. España ha culminado un proceso de reapertura internacional, por medio de la visita del presidente de los Estados Unidos Eisenhower, en la que se reconoce al régimen franquista como un aliado en Europa contra el bloque de países que se encuentran bajo la influencia soviética a cambio de ayudas económicas como puede ser el Plan Marshall que se consiguió en 1953.

Estados Unidos siempre sintió a España como la aliada y base de operaciones en Europa perfecta para poder luchar contra el Comunismo en el Viejo continente porque el gobierno franquista había dejado de lado la cara fascista que había usado en la II Guerra mundial tras el favor de Hitler y Mussolini en la Guerra civil y se pasó a presentar a España como un régimen ultracatólico y principalmente anticomunista.

España siempre ha sido la puerta de entrada al continente y los americanos lo sabían. A cambio de dinero para España, los americanos pusieron diferentes bases militares por el territorio para diferentes usos: la base de Rota para instalar soldados o la base LORAN del Estartit para el control de la navegación en el Mediterráneo, entre otros ejemplos.

En su caso, la zona del Empordà era perfecta por ser una gran plana cerca de la frontera con Francia. La zona era ideal para uno de los planes americanos para luchar contra los soviéticos: las radios propagandísticas anticomunistas.

El plan, llevado a cabo por la CIA, consistía en emitir propaganda anticomunista a los países del lado rojo del llamado Talón de Acero. Esto no fue un fenómeno exclusivo en nuestro territorio, ya que Estados Unidos montó muchas de este tipo de radios en muchos otros lugares como Portugal.

Cerca del Estartit, en la Costa Brava, los americanos encontraron en 1955 una gran playa arenosa y con escasa vegetación en la población de Pals.

Tres años más tarde, los americanos compraban un amplio terreno que puso a nombre del gobierno español por 7 millones de pesetas y, a su vez, los americanos le pagaban un alquiler al gobierno español de 285.000 dólares al año.

Se tardaría un año en construir el recinto radiofónico y a instalar las grandes antenas. Finalmente, el 23 de marzo de 1959 se haría la primera emisión de la llamada Radio Liberty.

Las emisiones de la Liberty eran grabadas en un inicio hasta el 27 de junio de 1968 cuando, gracias a las mejoras técnicas de las que se disponían en la época, se empezaron a retransmitir programas en directo.

Con emisiones a 16 lenguas distintas, los programas cumplían con su función de esparcir en Alemania Oriental, en Polonia, en Checoslovaquia, en Hungría… los mensajes y consignas contra el Comunismo con el objetivo de desestabilizar esos regímenes.

Se estima que la radio era escuchada por unas 70 millones de personas. Las emisiones de esta radio llegaban hasta la mismísima Unión Soviética tal como afirmó Mijaíl Gorbachov cuando comentó que siguió a través de las ondas de la radio de Pals el intento de golpe de estado que sufrió en el verano de 1991.

Meses después del intento de golpe de estado, en diciembre, Gorbachov oficializaba el fin de la URSS. Con el fin de la Guerra fría, Radio Liberty se quedó sin su razón de ser, pero duraría unos años más, hasta el 25 de mayo del 2001.

En el año 2006, finalmente, las imponentes antenas rojas de Radio Liberty fueron demolidas. A pesar de que ya no retransmita nada y que sus torres ya no existan, el recinto de la radio sigue existiendo con un debate todavía abierto sobre como resignificar y reutilizar el lugar de otra manera.

La Guerra fría fue un conflicto en diferido entre las dos grandes superpotencias y, como historiador, pienso que es una gran suerte para nosotros tener al lado de casa restos de ella y pienso firmemente que debemos proteger estos lugares de la mejor manera posible: rehabilitándolos, contando su (nuestra) historia y dándoles una nueva vida. Y nos despedimos de la manera que empezaban siempre los programas de la radio de la Libertad:

Govorit Radio Svobada, Habla Radio Liberty.

Carlos Llanas

@carlosllanas_
@rincondhistoria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *