LA BATALLA DE ALALIA: LA PRIMERA GRAN BATALLA NAVAL

LA BATALLA DE ALALIA: LA PRIMERA GRAN BATALLA NAVAL

A lo largo de la historia hemos tenido grandes batallas navales que han marcado un antes y un después: Accio, Lepanto, Yamen… pero poco se habla de la primera gran batalla de este estilo en la historia como fue la batalla de Alalia. Hoy vamos a hablar sobre esta batalla olvidada pero muy importante.

Luchando por la hegemonía del Mediterráneo

Estamos en el siglo VI aC. El Mediterráneo es la principal prioridad de las grandes civilizaciones: quien controla el Mediterráneo, lo controla todo. Los griegos están aplicando su política expansionista de fundación de colonias por toda la costa norte del mar interior para crear enclaves que controlen el flujo comercial. En el sur, está creciendo el futuro imperio cartaginés que ve necesario controlar el mar para seguir creciendo.

Alalia, ciudad fundada por gente de la polis griega de Focea (gente que también fundó Emporion), era un enclave estratégico para el control de la ruta comercial, ya que estaba en la isla de Córcega. Los cartagineses, viendo que Alalia crecía en población por el alto número de emigrantes griegos que llegaban de Asia Menor huyendo de los persas, la veían como una amenaza a sus intereses. De esta manera, Cartago empezaría a preparar un ataque contra esta colonia griega.

 

Una victoria amarga y una dulce derrota

Entre el año 535 y 540 aC, los cartagineses, acompañados por los etruscos que también recelaban de la presencia griega en frente de sus costas porque parece que los focenses practicaban la piratería, armaron una armada compuesta por unos 120 barcos y se dirigieron hacia la colonia griega. Por su parte, los griegos reunieron unos 60 navíos para hacer frente a la amenaza rival. A pesar de la gran diferencia numérica, la capacidad naval griega se impuso a la alianza cartaginense-etrusca y la victoria se la llevó el bando griego.

Sin embargo, el triunfo fue amargo para los griegos y la derrota fue dulce para los cartagineses. Por un lado, los griegos, a pesar de la victoria, tuvieron numerosas bajas: según el historiador Heródoto, los focenses de Alalia perdieron 40 de los 60 barcos. Las demás, quedaron muy dañadas. Esta “victoria”, a la larga, causó el fin de las políticas expansionistas griegas y, por lo tanto, la pérdida de apoyo para las colonias griegas asentadas en el Mediterráneo occidental que, con el paso del tiempo, se verían a merced de los futuros imperios cartaginés y romano. Por otro lado, y a pesar de la “derrota”, los cartagineses consiguieron asentarse como nuevos amos del Mediterráneo occidental estableciendo su influencia sobre las islas de Cerdeña y Córcega y para empezar su conquista de Hispania.

 

Como podemos ver, la batalla naval de Alalia, a pesar de ser una batalla que, en términos numéricos fue poco importante, su relevancia reside en los efectos a largo plazo: un cambio en la balanza de poder militar, político y económico que no volvería a cambiar hasta el final de las guerras púnicas entre cartagineses y romanos.

 

Carlos Llanas

@carlosllanas_ @rincondhistoria

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *